Bilingüismo y sus ventajas: ¿Exageración científica?

Se me ocurren muchas razones por las que merece la pena estudiar un nuevo idioma. Pero a juzgar por las conclusiones del artículo recién publicado por de Bruin, Treccani, y Della Sala (2015) en Psychological Science, tal vez deba tachar alguna de ellas de mi lista o al menos moverla más abajo. Durante los últimos años se ha hecho fuerte la idea de que el bilingüismo es una suerte de gimnasia mental que mejora diversas capacidades cognitivas, especialmente aquellas a las que se alude genéricamente con el nombre de control ejecutivo. Apenas puede uno abrir un volumen de cualquier revista de psicología sin encontrarse un artículo sobre el tema. Como no podría ser de otra forma, la idea se ha abierto camino rápidamente en la cultura popular y muy especialmente en el mundo de la educación. Los medios de comunicación también se han hecho eco de esta idea, con, por ejemplo, “¿Por qué los bilingües son más inteligentes?” (La Vanguardia, 2012), “El bilingüísmo mejora la atención” (El País, 2007) o “El bilingüismo protege el cerebro” (El Mundo, 2014).

El estudio de de Bruin y colaboradores nos sugiere que este entusiasmo podría ser prematuro. Ellos mismos confiesan que en ocasiones se han encontrado con resultados inconsistentes con la idea de que el bilingüismo confiere una ventaja cognitiva. Sin embargo, estos experimentos quedaban siempre guardados en el cajón y sólo los estudios con resultados positivos veían la luz en las revistas científicas. No es difícil ver que si otros equipos de investigación estaban haciendo lo mismo, la imagen del tema que se plasmaba en las revistas científicas podría estar terriblemente distorsionada. Este problema se llama sesgo de publicación: los estudios publicados no son representativos de todos los estudios disponibles y, así, la relación entre variables que uno encuentra en los publicados no coincide con la relación real.

Para calibrar las dimensiones del problema, de Bruin y sus colaboradores localizaron todos los trabajos sobre bilingüismo y control ejecutivo que se habían presentado en los congresos más importantes del área entre los años 1999 y 2012. Posteriormente clasificaron todos estos trabajos en función de si los resultados de los experimentos habían sido favorables a la hipótesis de que el bilingüismo confiere una ventaja cognitiva o no. Finalmente, comprobaron cuáles de estos trabajos se consiguieron publicar en alguna revista científica antes de 2014. Los resultados muestran que un 63% de los trabajos que habían encontrado efectos beneficiosos del bilingüismo se publicaron en revistas científicas, mientras que solo un 36% de los trabajos con resultados negativos llegaron a ser publicados.

Por si este resultado fuera poco claro, los autores también realizaron un meta-análisis con los datos de los experimentos que sí habían sido publicados. Una forma sencilla de saber si hay un sesgo de publicación selectiva, es decir, si tienden a publicarse preferiblemente resultados favorables, es dibujar lo que se conoce como un funnel plot. Es un sencillo gráfico donde se representa la relación entre el tamaño del efecto (intensidad de la relación entre bilingüísmo y beneficio cognitivo) de todos los estudios publicados y el error estadístico (precisión en la estimación de esta relación) de esos estudios. Sin entrar en detalles, si todo está bien en un área de investigación, este gráfico debería tener la forma de un triángulo simétrico, dado que los tamaños del efecto deberían ser más variables entre los estudios con mayor error estadístico. Sin embargo, como se puede ver en la gráfica que publican de Bruin y colaboradores, el funnel plot en este campo de investigación es claramente asimétrico. Hay unos cuantos puntos en la parte inferior derecha que representan estudios con un error típico muy grande y efectos muy grandes también. En principio, para que la figura fuera simétrica, debería haber algunos estudios parecidos en el lado inferior izquierdo. Sin embargo, esa área de la gráfica está totalmente vacía. Aunque esto no prueba nada, sí sugiere que los estudios que habrían caído en esa zona (estudios con resultados más negativos) no llegaron a abrirse camino en las revistas científicas.

Funnel plot mostrando

Funnel plot del artículo comentado que incluye desviaciones extrañas

Ante estos resultados es inevitable preguntarse si realmente conferirá alguna ventaja cognitiva ser bilingüe y cómo de grande será ese efecto en caso de existir. Es una lástima que de Bruin y colaboradores no hayan intentado estrujar más los datos de su meta-análisis para responder a esta pregunta. Existen técnicas, como el trim-and-fill, que permiten estimar cuál sería el tamaño del efecto después de corregir el sesgo de publicación. Pero, desafortunadamente, los autores no han querido recurrir a ninguna de estas técnicas.

En fin, no faltarán razones para estudiar un nuevo idioma o para querer que nuestros hijos crezcan hablando varios. Pero algunas de las que nos venían ofreciendo los medios de comunicación tal vez deban pasar al dominio de la ciencia ficción. O, al menos, esperar que en un futuro los estudios que vean la luz no se concentren principalmente en un mismo lado y podamos estimar con mayor precisión el posible efecto del bilingüismo.

Recuerda que tienes todas estas opciones disponibles para seguir a Rasgo Latente.

8 thoughts on “Bilingüismo y sus ventajas: ¿Exageración científica?

  1. Solo se es bilingue cuando piensas en ambos idiomas al igual que en tu lengua materna. Solo entonces el bilingue sube su nivel de conocer y ayuda a mejor entender la cultura del pueblo cuya nueva lengua aprende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *